A+ R A-

Abierto descontento de defensores del aborto en la ONU

Correo electrónico Imprimir PDF

Los defensores del aborto en la ONU manifiestan abiertamente su descontento ante la falta de avances desde la conferencia de El Cairo sobre población y desarrollo, veinte años atrás. Esto se torna cada vez más evidente conforme se preparan para dos grandes acontecimientos el próximo año. El año que viene será testigo no solo del vigésimo aniversario de El Cairo, sino también de la negociación de un conjunto íntegramente nuevo de metas de desarrollo en reemplazo de otros que se retiran en 2015. Ambas negociaciones son ocasión para que los defensores del aborto ganen terreno, pero por una gran cantidad de motivos ven que las oportunidades se les escapan.

La directora de una poderosa agrupación proabortista se desahogó por Twitter durante la conferencia sobre «salud y derechos sexuales y reproductivos», que acaba de finalizar en Berlín. La conferencia EuroNGOs reunió a los principales defensores del aborto, entre ellos, el director del Fondo de Población de la ONU, y un gran número de organizaciones no gubernamentales, entre ellas la Federación Internacional de Planificación de la Familia. Francoise Girard, presidente de International Women’s Health Coalition, dedicó parte de la reunión a decir a sus seguidores de Twitter que espera que la ONU se zambulla en la salud sexual y reproductiva en las próximas negociaciones.

 

Se quejó de que sus estrechos aliados del Fondo de Población estén por «publicar un Informe de Revisión Global sobre [el Cairo] formulado en torno a la Dignidad y la Salud, no en los derechos humanos, [derechos sexuales y reproductivos, salud sexual y reproductiva]». Dijo en Twitter: «¿Es esto a lo que hemos llegado en 20 años? Ese es el quid de la cuestión para los defensores del aborto. Aunque han podido convencer a comités de la ONU de que existe un derecho al aborto, nunca pudieron convencer a la Asamblea General. No solo no pudieron promover su agenda en veinte años, sino que han gastado cientos de miles de horas y cientos de millones de dólares y lo que enfrentan en la ONU no es solo un rechazo sino quizás una regresión. Girard se preguntó cómo podría su bando hacer que la Asamblea General de la ONU prestara atención «a los grandes resultados de las reuniones regionales [sobre El Cairo]».

 

Durante el año pasado, el Fondo de Población de la ONU auspició una serie de reuniones en todo el mundo, en preparación para el año próximo. Estas tendieron a estar repletas de defensores del aborto, incluso una conferencia en Bali para jóvenes. Semanas atrás, la Asamblea General apenas reconoció el documento de Bali. El problema con estos documentos regionales es que no fueron auténticamente negociados y por ende representan solo una estrecha franja de opinión. Estos documentos están hechos para formar parte del debate de la ONU, excepto aquellos que jamás llegarán hasta la Asamblea General. Y ese es el problema que enfrenta ahora la izquierda sexual. Los Estados Miembros de la ONU se han cansado de lo que muchos consideran ser una obsesión con el aborto y «derechos» afines que el Fondo de Población de la ONU y un gran número de agrupaciones abortistas permanentemente encajan en las negociaciones de la ONU.

 

Como prueba de ello, considere que pocos años atrás la izquierda sexual de hecho enfrentó una vuelta atrás en el lenguaje. En el vigésimo aniversario de la Conferencia de Río sobre Medio Ambiente, los negociadores rechazaron el término «derechos reproductivos», que había sido en gran medida insignificante durante años. Pero diplomáticos de las Naciones Unidas dijeron a Friday Fax que están comprometidos a combatir esos términos en negociaciones de la ONU y ciertamente en las Metas de Desarrollo Sustentable que se negociarán el año próximo. La frustración de la dirigencia de la salud y los derechos reproductivos en la ONU seguirá creciendo.

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

Lo mas leido...