A+ R A-

Foro Internacional Parlamentario

Correo electrónico Imprimir PDF

Australia es una nación como España y los Estados Unidos de América, con un sistema federal de Gobierno. Aparte del Gobierno federal, en Australia, hay seis gobiernos estatales y dos territorio, cada una con su propio Parlamento.

 


Casi todos los miembros del Parlamento son miembros de partidos políticos, y se espera que sigan la política de su partido al votar en el Parlamento. En este sentido, Australia es similar a la mayoría de las demás democracias occidentales.



En los últimos 40 años, cuando los gobiernos de Australia han considerado legislación sobre cuestiones morales o éticas, los partidos políticos han permitido a los miembros del Parlamento votar según lo que se conoce como un "voto de conciencia", en que los miembros pueden votar libremente, independientemente de la política oficial de su partido.

Originalmente, votos de conciencia fueron introducidos en cuestiones donde el partido gobernante no tenía ninguna política definida, o donde aplicar la disciplina del partido significaría dividir el partido.

Pero en los últimos años, secularistas ideológicos, miembros de los grandes partidos de Australia han usado el voto de conciencia como un medio deliberado para aprobar legislación divisiva sobre cuestiones morales. Han utilizado el voto de conciencia como una forma de disfrazar el hecho de que la legislación social sólo puede ser debatida en los parlamentos de nuestro país con el apoyo del partido gobernante.

Declarando un voto de conciencia, por tanto, los partidos políticos, pueden pasar legislación contra y anti-familia, sin enfrentarse con las consecuencias políticas de dicho paso.

Como resultado de votos de conciencia, los gobiernos de Australia han pasado legislación permisiva sobre tales cuestiones como la FIV (fertilización in vitro), suplentes de crianza, el aborto y la disponibilidad de medicamentos abortivos, eutanasia, adopción homosexual y uniones del mismo sexo. Hay actualmente tres proyectos de ley ante el Parlamento australiano, que apoyan el matrimonio de personas del mismo sexo, y el partido gobernante - el Partido Laborista Australiano- ha pedido un voto de conciencia sobre el tema.

En los últimos años, organizaciones pro-vida y pro familia en Australia han desarrollado formas eficaces de afrontar este reto que pueden ser adecuadas en otros países que se enfrentan con retos similares.

Una parte de esto es desarrollar una campaña de cabildeo coordinada a nivel nacional, en cada uno de estos temas, para permitir que los miembros del Parlamento conozcan las opiniones de los electores. Esto ha incluído anuncios en periódicos, envío de delegaciones a los miembros del Parlamento, presentaciones a investigaciones parlamentarias y miles de cartas personales y correos electrónicos de los electores a sus miembros del Parlamento. Los miembros del Parlamento nos han dicho que nuestros esfuerzos directos de cabildeo generalmente han ahogado las fuerzas contra la vida y el matrimonio.

Además, hemos desarrollado una estrategia clara de elección para derrotar a secularistas ideológicos, en diferentes partidos. Un componente central es movilizar a los cristianos practicantes para apoyar a candidatos pro-vida y pro familia y derrotar a secularistas radicales. En el estado de Victoria en 2010, se llevaron a cabo campañas de base en unos 20 asientos marginales y candidatos contra la vida fueron derrotados en 12 de ellos. El anterior Gobierno, dominado por los secularistas, fue derrotado por un estrecho margen.

Y por último, hemos trabajado para exponer el verdadero programa del partido ambientalista extremo, los Verdes australianos, que se manifiestan como abrazadores de árboles, y regularmente ganan 10 por ciento de los votos en las elecciones estatales y federales. Están en la coalición de los partidos Liberal y Nacional en un estado australiano y en alianza con nuestro Gobierno federal Laborista. Sin esa alianza, caería el Gobierno federal Laborista.

Los verdes son utópicos realmente coercitivos. Su verdadera agenda es anti-vida y anti-familia, antireligión, anti-negocios anti-agricultura, y de apoyo del matrimonio entre personas del mismo sexo, altos impuestos y gobierno gastador. En las últimas elecciones, los Verdes australianos han sufrido sus primeros reveses en años, perdiendo asientos en el Parlamento de Victoria y obteniendo menos votos en las recientes elecciones del Estado de Queensland.

Campañas recientes han demostrado que en Australia contemporánea, organizaciones pro-vida y familias han sido muy efectivas en proyectar sus ideas y valores en la vida pública y en afrontar el reto del laicismo ideológico que busca marginar la familia y excluir la religión de la plaza pública.

Mr. Peter Westmore
Presidente del National Civic Council (Australia)

 

Lo mas leido...