A+ R A-

el aborto no es la única salida

Correo electrónico Imprimir PDF

El aborto provocado, que metafóricamente se lo ha representado como iceberg ya que debajo de él se esconde mucho más de la apariencia
 
La llegada de un niño al mundo dirían muchos que siempre es motivo de felicidad y alegría, ¿verdad? Y así parece aunque para otros tantos no siempre es así. Nuestra sociedad de hoy en día no nos comunica nada de aquellas vidas que no llegan a término. Así se muestra la cruda realidad del aborto provocado, que metafóricamente se lo ha representado como iceberg ya que debajo de él se esconde mucho más de la apariencia.

 



En estos momentos en donde se reabre el diálogo entorno al tema del aborto (más derechos, más plazos, más privacidad, etc.). Nos podemos quedar meramente en datos, en opiniones superficiales o en no darle demasiada importancia, porque no nos toca cercano. Sin embargo con este tema estamos adoptando poco a poco un nuevo estilo de vida eugenésica, eclipsando el valor de la vida que nos recuerda a un pasado no muy lejano de aquellos que en otros tiempos por razón de su condición, raza o religión eliminaban vidas humanas.

Es triste pensar que esto nos este sucediendo y que desconozcamos el gran dolor al que muchas mujeres tiene que hacer frente tras un aborto provocado. Es así que cuando hablamos de personas, de rostros que han pasado por ello es cuando podemos hablar verdaderamente de su significado. En mi corta experiencia profesional he podido tratar a mujeres que han sido marcadas por el aborto, y tal es su huella que la arrastran toda la vida, en palabras del Dr. Wilke “es más fácil sacar al niño del útero de su madre que sacárselo de su pensamiento”.

Nadie aborta por que quiere sino porque debido a circunstancias personales e incluso a nuestra propia actitud se le señala el aborto como la única vía de salida “Nos venden que el aborto nos va a proteger el problema de salud tanto física como psicológicamente y la realidad es que nos provoca muchos más problemas”, así lo ha difundido Esperanza Puente mujer que aborto y que ahora da su testimonio con gran valentía y enorme sencillez; me enseño muchas cosas cuando pude trabajar con ella en la Asociación de Víctimas del Aborto (AVA).

Y es que el dilema, claro esta, no en que cada cual tome sus decisiones libremente, sino en que esas decisiones sean elaboradas y fruto de una información previa de que es el aborto indicado en el consentimiento informado (RD 2409/1986) por el que el profesional sanitario mantendrá informado de las secuelas médicas, psicológicas y sociales tras un aborto provocado, además de añadir las alternativas que favorezcan la acogida, la aceptación, la escucha y el acompañamiento y desde ahí ofrecer una serie de recursos que le permitan escoger con libertad, siempre apoyada en todo el proceso. Es así que cuando a la mujer embaraza se le tiende una mano, todo va un poquito mejor, así queda ilustrado en la película Bella, que pronto hará su estreno en España.

Si el instinto de supervivencia de cualquier animal le lleva a defender la vida ¿Cómo el hombre, “animal racional” no va a tender a ello? Así muchas mujeres que ha habido en la historia (unas más conocidas que otras) decidieron seguir a adelante con su embarazo a pesar de las dificultades. Alguien se ha preguntado alguna vez que haríamos sin una novena sinfonía de Beethoven, sin la banda sonora de Titanic de Celine Dión, o sin el papado de Juan Pablo II entre otros? Sus madres sufrieron muchas complicaciones durante su embarazo pero siguieron adelante, porque no nos engañemos si el embarazo se interrumpe no se puede volver a retomar, todo es cuestión de tiempo para que esa nueva vida se la de opción de poder vivir.

Por todo ello es primordial transmitir a las mujeres que se encuentren con dificultades en su embarazo, a sus familiares y personas implicadas; la verdad del sufrimiento del aborto, darles apoyo, y confianza necesaria junto con aquellas alternativas más favorables para acoger una vida que les es regalada. Y en aquellos casos donde no haya podido ser por las circunstancias que fueren, no se les deje en situación de desvalimiento y se silencie su sufrimiento.

Todo esto nos indica el reto de apostar por una concepción antropológica adecuada de la vida, que nos inunde de la esperanza necesaria para al igual que un día nosotros nacimos del Amor, podamos ser partícipes también algún día de una nueva vida.

Mª del Carmen González Rivas
psicóloga

Lo mas leido...