A+ R A-

Regresa informe europeo sobre sexo y aborto

Correo electrónico Imprimir PDF

Un comité europeo está tratando de modo urgente un informe sobre «Salud y derechos sexuales y reproductivos» en la agenda del Parlamento Europeo después de que los parlamentarios lo desestimaron pocas semanas atrás en medio de la silbatina de quienes lo defendían.

 

Los parlamentarios enviaron de vuelta al comité el documento que reclama el aborto libre y la educación sexual para recién nacidos tras un ardiente intercambio. Ahora el comité lo incluye como el primer ítem de su agenda para el 25 de noviembre, y votará al respecto al día siguiente. También fue incluido en un borrador del programa para la sesión plenaria de diciembre.

 

 

Un activista proaborto dijo que el informe promovería «la salud y los derechos sexuales reproductivos (¡no solo para Europa, sino a un nivel internacional más amplio!)».

El documento exige el acceso libre al aborto, la educación sexual obligatoria en entornos sexuales mixtos a partir de los 0 a 4 años y la procreación médica asistida para parejas de lesbianas. Los países deben abolir las leyes relativas a la participación de los padres y los derechos de conciencia para los proveedores de asistencia médica, garantizar el financiamiento de las agrupaciones que brindan servicios de salud sexual y reproductiva, y ofrecer el aborto a los no residentes. Los países deben asegurar que los niños puedan buscar, recibir e impartir información sobre sexualidad, orientación sexual e identidad de género.

 

El plan de estudios recomendado para la educación sexual fue duramente criticado por los manifestantes. El manual Estándares de educación sexual, elaborado por la Oficina Regional para Europa de la Organización Mundial de la Salud, ofrece lineamientos que incluyen: de 0 a 4 años, «Aportar información sobre el goce y el placer cuando tocamos nuestro propio cuerpo; la masturbación de la primera infancia» y «el derecho de explorar la identidad de género»; de 4 a 6 años, «Aportar información sobre relaciones del mismo sexo» y «Desarrollar actitudes para el respeto por las diferentes normas respecto a la sexualidad».

 

Edite Estrela, socialista portuguesa que patrocinó el informe, atribuyó la culpa del revés inicial a «una sucia alianza de agrupaciones de derecha y de extrema derecha», y añadió que el comité para los derechos de la mujer que en un comienzo aprobó el documento lo haría de nuevo.

Un crítico dijo que el comité de la mujer es «un taller protegido para feministas y activistas de los derechos gay» dentro del Parlamento Europeo.

 

Algunos parlamentarios manifestaron inquietud por el hecho de que se había concedido al extenso documento solo cinco minutos para el debate previo a la votación, lo cual refuerza a la sospecha de que el objetivo era colarlo sin un análisis minucioso. «Pocos informes han sido tan polémicos como el escandaloso informe Estrela», dijo Bernd Posselt, de Bavaria. «Todo informe polémico debe ser debatido; cualquier otra cosa sería antidemocrática».

 

Estrela atribuyó a agrupaciones como Planned Parenthood la redacción del informe. La rama europea de dicha institución reconoció que hubo una creciente repercusión negativa en contra del documento después de que agrupaciones provida alertaron a las personas sobre él.

 

«¡Estamos enfrentando una campaña de oposición gigantesca de agrupaciones religiosas radicales altamente organizadas!», escribió Irene Donadio, de Planned Parenthood. «Parece que están triunfando en muchas!!!! Nunca antes vimos esto!!!»

 

Donadio atribuyó la oposición masiva a la campaña «Uno de nosotros», petición europea para proteger a los seres humanos más pequeños. Agrupaciones provida de toda Europa trabajaron juntas para recolectar un millón de firmas con el objeto de proteger a los embriones humanos. La campaña «Uno de nosotros» cerró el 1 de noviembre con más de un millón ochocientas mil firmas.

 

Aunque no es vinculante desde el punto de vista jurídico, si se aprueba el informe Estrela sería un documento oficial del Parlamento Europeo y potencialmente se utilizaría para promover el derecho al aborto en los estados miembros de la Unión Europea y en ámbitos internacionales como la ONU.

 

La frase «salud y derechos sexuales y reproductivos» sigue siendo fuente de polémica en la comunidad mundial. El contenido del informe Estrela indica la variedad de políticas que los activistas pretenden ligar a la frase.

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

Lo mas leido...