A+ R A-

La manera científica de interpretar la muerte

Correo electrónico Imprimir PDF

El ser humano siempre ha tenido una manera de interpretar la realidad.
Esquemáticamente podríamos decir que hubo un momento
en que se interpretó el universo creyendo que las cosas poseen alma
(animismo). Resabios de esta conducta se observan cuando alguien
reniega del motor de su coche porque “no quiere” encender. Más
adelante imaginó deidades especializadas: como Cupido, a cargo del
amor; Ceres, de las plantas; Vulcano, dios del rayo; Neptuno, dios
del mar; Urano, dios del cielo (politeísmo). Un desarrollo cultural
formidable llevó posteriormente a creer en un solo dios a cargo de
todo (monoteísmo). En el politeísmo cada dios tiene sus gustos
o puntos de vista preferidos, que pueden discrepar drásticamente
de los de otra deidad; en cambio, en el monoteísmo la deidad debe
ser coherente, lo que obligó a la humanidad a inventar la mente
de un demiurgo, un Dios supremo, imaginar las leyes que rigen el
Universo, la ética que le place, los ritos que lo satisfacen. Por último,
hace unos pocos siglos (“nada” en la historia del ser humano), y en
parte gracias al monoteísmo que la precedió, se comenzó a generar
una nueva manera de interpretar la realidad: la ciencia moderna,
que consiste en hacerlo sin invocar milagros, revelaciones, dogmas

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

Lo mas leido...