A+ R A-

Familia y Matrimonio

El llamado "niño tirano" o "síndrome del emperador" cada vez se manifiesta en edades más tempranas; especialistas determinaron que este fenómeno se presenta frecuentemente a partir de los tres o cuatro años. La intolerancia, los berrinches, la exigencia, el chantajismo entre otras actitudes son indicios de un próximo hijo tirano, ¡ten cuidado!

 

La desintegración de la familia, ¿es la causa o la cura de la crisis mundial de la disminución de la población? Dos artículos recientes publicados en distinguidas revistas de política exterior plantean el problema.

«Mientras que el abandono del matrimonio y la normalización del divorcio reformularon los acuerdos de vida en común en Japón, la cohorte de adultos fértiles casados se ha desplomado», afirma Nicholas Eberstadt. «Y el matrimonio es el único camino real hacia la paternidad. La maternidad fuera del matrimonio continúa siendo, por así decirlo, inconcebible, debido a la permanente deshonra que suponen los nacimientos fuera del matrimonio. En efecto, los japoneses han abrazado masivamente el hecho voluntario de no tener hijos». Eberstadt es demógrafo y economista político del American Enterprise Institute. Su ensayo figura en el último volumen de la revista Wilson Quarterly.
¡Nadie reaucuerda que haya existido un solo divorcio entre sus 13,000 habitantes! ¡Tampoco se recuerda un solo caso de familia rota!

Este pueblo posee una gran sabiduría que han sabido aplicar al matrimonio y a la familia. Según la tradición croata, cuando una pareja se prepara para casarse, no les dicen que han encontrado a la persona perfecta. ¡NO! En vez de eso, el sacerdote dice: “has encontrado tu cruz. Es una cruz para amarla, para llevarla contigo, una cruz que no se tira sino que se atesora” En Herzegovina la Cruz representa el amor más grande y el crucifijo es el tesoro de la casa.
 

 

 ¿Qué proceso conduce al matrimonio? En general suele seguirse este camino:


- De modo natural hay una atracción mutua entre personas de sexo opuesto.


- Esa atracción general se intensifica hacia una persona. Hay un deseo de estar con ella, de verla, de conversar. Hasta aquí nos movemos en el campo del amor-sentimiento: esa persona me cae bien.


- Enseguida surge un deseo de buscar el bien para esa persona, y comenzamos a entrar en el terreno del amor-caridad. (Sobre los dos tipos de amor, ver amor).


- Aparece una bifurcación:

 

Proteger a los niños

Correo electrónico Imprimir PDF
Algunos comentaristas, incapaces de asimilar el éxito de la reciente visita del Papa a nuestro país, a cuyo paso el pueblo se volcó entusiasta, intentaron restarle méritos sólo porque no abordó el tema de la pederastia clerical, no pidió perdón, no se reunió con esas víctimas. No resaltaron el profundo contenido de sus mensajes. Quizá carcomidos por la envidia, por su persistente sadismo de seguir recordando heridas difíciles de sanar, por su obstinación de contrarrestar la autoridad moral de nuestra Iglesia, quisieran que a todas horas se tratara el asunto. Como si no hubiera cuestiones más trascendentes, como la pobreza y la violencia. Salvo dos vergonzosos casos que los medios han ventilado, aquí no abundan esos abominables crímenes como en otros países, donde el Papa ha enfrentado valientemente la situación.
Mientras los líderes a favor de la vida y de la familia de todo el mundo se reunían en Madrid durante el último fin de semana de mayo para el VI Congreso Mundial de Familias, el hombre del momento fue claramente Monseñor Juan Antonio Reig Pla. La franqueza del obispo español acerca de la destructividad de los actos homosexuales en los meses previos al Congreso le hizo ganar la enemistad de los activistas de derechos de izquierda y una ovación de pie por parte de los asistentes al congreso.

Agrupaciones homosexuales e izquierdistas intentaron que Monseñor Reig Pla fuera procesado por una homilía de Viernes Santo en la que enumeró una gran cantidad de pecados, entre ellos la sodomía, que conducen a la muerte espiritual.

Página 10 de 24

Lo mas leido...