A+ R A-

Salvaguardar al ser humano creado varón y mujer

Correo electrónico Imprimir PDF

Juan Pablo II escribió la Carta a las mujeres en el año de 1995, en que tuvo lugar la IV Conferencia Mundial de las Naciones Unidas sobre la Mujer, en Pekín. El beato Juan Pablo II no quiso dejar pasar esa importante ocasión sin hacer oír la voz de la Iglesia. En el transcurso del año dedicó numerosas intervenciones a reflexionar en la dignidad y vocación de la mujer, entre los cuales podemos mencionar el mensaje para la Jornada Mundial de la Paz, numerosas intervenciones en los Angeluso en las Catequesis de las audiencias generales de los miércoles, la Carta a los sacerdotes del Jueves Santo, un mensaje personal a la señora Gertrude Mongella, secretaria general de la IV Conferencia sobre la mujer, y un discurso a los miembros de la delegación de la Santa Sede ante la misma Conferencia. En efecto, todas estas intervenciones hacen del año 1995 un importante hito en el camino del Magisterio Pontificio reciente sobre el tema de la mujer.

La Santa Sede participó en la Conferencia de Pekín con una delegación propia. El legado de esta Conferencia, la última que se ha celebrado, en sus dimensiones interpelantes así como en sus confusos trasfondos antropológicos, presenta innumerables desafíos que, quince años después, es oportuno analizar. Nuestro tiempo presenta una creciente confusión antropológica y una urgente necesidad de orientaciones y luces en el camino. La Iglesia, experta en humanidad,[1] sabe que debe prestar al mundo la diakonía de la verdad sobre el ser humano, varón y mujer, anunciándola y proponiéndola como luz para caminar en el tiempo presente.

Es por esto que el Pontificio Consejo para los Laicos se ha dirigido a un grupo de mujeres invitándolas a releer el documento de Juan Pablo II y comentarlo a la luz de los desafíos actuales, así como a proponer un balance de la IV Conferencia Mundial de las Naciones Unidas sobre la Mujer en Pekín. Se interpeló a estas mujeres preguntándoles sobre los contenidos de la Carta que requieren ser mejor acogidos, el fundamento de la dignidad del hombre y de la mujer, la acogida que ha tenido el concepto “genio femenino”. Respecto a la IV Conferencia se les pidió hacer un balance de sus frutos y un análisis del influjo de la “ideología de género” desde 1995. Las interpeladas fueron mujeres que colaboran con nuestro dicasterio, miembros o consultoras, mujeres que siguen las problemáticas de la mujer en nuestro tiempo y las piensan en clave cristiana.[2] Sea ésta la ocasión de agradecer de todo corazón a quienes nos enviaron reflexiones de alta calidad y profundidad, testimonio del deseo de trabajar en común para construir un futuro mejor a favor de las mujeres y los hombres de nuestro tiempo.

La presente es una síntesis de las colaboraciones recibidas por el Pontificio Consejo para los Laicos con ocasión de la mencionada consulta. El texto principal recoge ideas tomadas de las colaboraciones y las sintetiza presentando en parágrafo aparte algunos pasajes clave de las colaboraciones recibidas. De esta forma, hemos redactado un material que pretende ser un instrumento al servicio de ulteriores reflexiones, que recoge voces diferentes que se enriquecen mutuamente, y pretende contribuir al diagnóstico de un status quaestionis sobre la vocación y misión de la mujer en la Iglesia y la sociedad. Se trata de un instrumento que quiere colaborar a la formación de laicos y agentes pastorales en una cuestión que es crucial en nuestro tiempo; un instrumento abierto, pues somos conscientes de haber consultado un número limitado de mujeres, respecto a un tema que interesa a todos quienes, mas allá de las fronteras confesionales, se plantean seriamente el tema.

[1] Cfr.  S.S. Pablo VI, Carta Encíclica Populorum Progressio sobre la necesidad de promover el desarrollo de los pueblos, 13; Congregación para la Doctrina de la Fe, Carta a los Obispos de la Iglesia Católica sobre la colaboración del hombre y la mujer en la Iglesia y en el mundo, Vaticano, 31 mayo 2004, 1.

[2] Lista de las expertas que han colaborado, en orden alfabético:

Mayé Agama Sánchez, peruana, consagrada de la Fraternidad Mariana de la Reconciliación y responsable de comunicación institucional de la misma, dicta talleres sobre ideología de género a jóvenes.

Helen Alvaré, estadounidense, profesora universitaria de derecho, consultora del Pontificio Consejo para los Laicos.

Ángela Aparisi, española, catedrática de Filosofía del Derecho en la Universidad de Navarra, autora de varios libros sobre la complementariedad hombre-mujer y la ideología de género.

Paola Binetti, italiana, experta en bioética, parlamentaria del partido UDC.

Nuria Calduch-Benages, MN, española, profesora de Sagrada Escritura en la Pontificia Universidad Gregoriana.

María Eugenia Cárdenas Cisneros, mexicana, profesora universitaria, Coordinadora del Centro de Derechos Humanos Universidad de Anahuac, miembro de la delegación mexicana en Pekín +10 y Pekín +15.

Blanca Castilla de Cortázar, española, doctora en teología y miembro de la Real Academia de Doctores de España.

Giulia Paola di Nicola, italiana, profesora de la Universidad de Chieti.

Aura Escudero, chilena, consagrada del Regnum Christi, formadora de grupos juveniles.

Pilar Escudero de Jensen, chilena, miembro del Pontificio Consejo para los Laicos.

Anne Girault, francesa, presidente de Femina Europa, representante internacional de la UMOFC ante la UNESCO y el Consejo de Europa.

Cristiana Habsburg-Lothringen, austríaca, miembro del Pontifico Consejo para los Laicos.

Katarina Hulmanova, eslovaca, miembro del Pontificio Consejo para los Laicos.

Karen Hurley, estadounidense, ex presidente general de la Unión Mundial de Organizaciones Femeninas Católicas (2006 – 2010).

Marguerite Peeters, belga, directora del Institute for Dialogue Dynamics.

Danuta Piekarz, polaca, consultora del Pontificio Consejo para los Laicos.

Marta Rodríguez, española, Directora del Istituto di Studi Superiori sulla Donna, Pontificio Ateneo Regina Apostolorum, Roma.

Giorgia Salatiello, italiana, profesora de Filosofía en la Pontificia Universidad Gregoriana.

Lucienne Sallé, francesa, ex responsable de la sección mujer del Pontificio Consejo para los Laicos.

Sandra Sato, peruana, consagrada de la Fraternidad Mariana de la Reconciliación y presidente de la Asociación Cultural Círculo de Encuentro.

Catherine Soublin, francesa, presidente de Caritas Francia, miembro del Pontificio Consejo para los Laicos.

María Voce, italiana, presidenta del Movimiento Focolare, consultora del Pontificio Consejo para los Laicos.

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

Lo mas leido...