A+ R A-

Obama eleva al grupo LGBT como una prioridad entre las medidas de Política Exterior de los EEUU

Correo electrónico Imprimir PDF
Todas las agencias federales encargadas de la diplomacia y asistencia foránea de los EEUU deben promover los derechos de homosexuales, lesbianas, bisexuales y transexuales (LGBT). Esta nueva prioridad pone a la política exterior de los EEUU en  conflicto con la libertad de religión.

La Secretaria de Estado de los EEUU Hilary Clinton anunció la arrolladora directiva a los diplomáticos de la ONU en Ginebra la semana pasada. Junto con toda la fuerza del gobierno norteamericano, un Fondo de Igualdad Global preparará grupos extranjeros de LGBT para hacer campañas dentro de sus países.
 
 


Cada agencia federal participando en el extranjero, y “otras agencias que el Presidente pueda designar”, están orientadas a “combatir el castigo contra la comunidad LGBT en el extranjero, a asistir a refugiados y a quienes soliciten asilo, ofrecer ayuda financiera para promover la no discriminación de la LGBT, responder con rapidez a los abusos en países foráneos, reclutar organizaciones internacionales “en la lucha”, y comunicar el progreso.

Un oficial del Departamento de Estado manifestó: “No sólo contamos con personas…cuyo trabajo de tiempo completo es ocuparse en asuntos concernientes a los derechos humanos, sino gente cuya rutina diaria es dedicada a cosas diferentes.

Esto posiciona a la comunidad LGBT sobre cualquier otro grupo, incluyendo aquellos perseguidos por creencias religiosas, quienes fomentan la democracia y los derechos humanos, minorías étnicas y mujeres.

Al ser cuestionado por Friday Fax sobre si alguna otra minoría tenía este estatus, el Departamento de Estado no respondió.

Es sabido que sólo nueve países no discriminan a los individuos de la LGBT, por ejemplo a la hora de donar sangre o la “ máxima edad legal para el consentimiento sexual”.

La orden de Obama surge gracias a que en Nigeria se debate un proyecto de ley para proteger el matrimonio. La Asociación Médica Católica de Nigeria acusó a la “coordinada ferocidad” de los gobiernos extranjeros y grupoes internacionales “intimidando” a los legisladores a adoptar  leyes que se asientan sobre la base de “ciencia dudosa y  ética dañina”

Como reacción a la orden de Obama, Oliver Kisaka con el Consejo Nacional de Iglesias de Kenia manifestaron al monitor de CS: “ Dios no cometió un error; el ser gay es una perspectiva de cada persona. Quienes viven siendo gays necesitan ayuda para vivir bien y no deberíamos estar propuganando para que vivan una realidad incorrecta.

La sociedad debería tender la mano a gays y transexuales para ayudarlos en su situación. Ellos no dejaron de ser hijos de Dios y ninguno es un caso perdido”

Clinton comparó puntos de vista religiosos y culturales sobre sexualidad e identidad de género con “prácticas violentas hacia las mujeres como ejecuciones por honor, auto inmolación o mutilación genital femenina.

Tina Ramirez de la Fundación Becket para la Libertad Religiosa con sede en Washington DC expresó ante el Friday Fax que “ La administración está hundiendo su cabeza en la arena en lo que respecta al conflicto entre derechos de los gays y libertad de culto. El error del Presidente o de la Secretaria de Estado de articular cómo debería interactuar la iniciativa en cuanto a los derechos internacionales de la comunidad LGBT con quienes objeten la conciencia religiosa, es la fórmula para el conflicto entre ambos. Nadie discrepa con la perogrullada de la Secretaria de pensar  que la libertad de religión no protege la violencia motivada en la religión. Pero el verdadero asunto, del que ni el Presidente ni la Secretaria Clinton hablaron es qué sucede cuando la iniciativa de la LGTB disiente con objeciones meticulosas y sinceras. La libertad de Culto es un derecho fundamental protegido en la Constitucion de los Estados Unidos, la Declaración Universal de Derechos Humanos e innumerables instrumentos concernientes a los derechos humanos; la Administración parece estar tratándolo como un concepto no reflexionado.

Traducido por Luciana María Palazzo de Castellano

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

Lo mas leido...