A+ R A-

¿Es usted cura? No puedo mirarle sin pensar en un abusador sexual

Correo electrónico Imprimir PDF
La Iglesia Católica está siendo víctima de ataques por los casos de pederastia detectados. El arzobispo de Nueva York fue insultado en un aeropuerto.

El arzobispo de Nueva York, Timothy Dolan, relata una experiencia personal que le ocurrió la pasada semana con un ciudadano . Su respuesta la recoge ReL a través de la página del propio prelado.
 
 
 En el aeropuerto de Denver, mientras esperaba el tren que le llevase a la terminal, un hombre se le acercó y le dijo: "¿es usted sacerdote católico?". Éste respondió: "sí, claro, mucho gusto" y le tendió la mano, algo que su interlocutor ignoró. El hombre continuó diciéndole que "crecí en un hogar católico y ahora soy padre de dos chicos, y no puedo mirarle a usted ni a ningún otro cura sin pensar en un abusador sexual". El arzobispo neoyorquino se quedó sorprendido. "¿Qué responder? ¿Chillarle? ¿Pedir disculpas? ¿Expresar comprensión?", se preguntaba.

Tras recobrarse de esta acusación le dijo: "sin duda, lamento que los sienta así. Pero, déjeme preguntarle...¿automáticamente cree ver un abusador cuando ve un rabino o un ministro protestante?". El hombre respondió que "en absoluto". El arzobispo siguió y le volvió a preguntar si "cuando ve un entrenador, un líder scout, un padre de acogida, un consejero o médico" opina lo mismo. Enfadado, este hombre indicó que "por supuesto que no" y se preguntó "qué tenía que ver con esto".

"Mucho", dijo Timothy Dolan, que añadió que "cada una de estas profesiones tiene un porcentaje de abusadores tan alto, quizá más, que los sacerdotes". Poco convencido, este señor se defendió diciendo: "pero la Iglesia es el único grupo que sabía lo que pasaba, no hizo nada, y se limitó a pasar los pervertidos de un lado a otro".

El prelado católico continuó. "Parece obvio que usted nunca vio las estadísticas sobre los profesores de colegios públicos. Sólo en mi ciudad de Nueva York, los expertos dicen que la proporción de abusos sexuales entre profesores de la escuela pública es diez veces más alta que entre los sacerdotes, y esos abusadores, simplemente, fueron transferidos de un sitio a otro".

El hombre no contestó, por lo que Dolán siguió y le dijo que "perdone que sea tan contundente, pero usted lo fue conmigo, así que permítame preguntar: ¿cuándo usted se mira al espejo, ve un abusador sexual?". Sobresaltado, este hombre le preguntó que "de qué demonios me habla" y el arzobispo de Nueva York le explicó que "es triste, pero los estudios nos dicen que la mayoría de los niños abusados sexualmente son víctimas de sus padres o de otros miembros de la familia".

En ese momento, Dolan pensó que ya había sido bastante duro e intentó suavizar su argumento. "Le diré que, cuando le veo a usted, yo no veo un abusador, y apreciaría la misma consideración por su parte", agregó. Ambos ya estaban en la zona de equipajes y salieron de ahí juntos. Este hombre le preguntó ¿por qué sólo oímos toda esa basura acerca de ustedes los curas?". El prelado le indicó que "lo mismo nos preguntamos nosotros. Tengo una serie de razones, si le interesa".

Mientras andaban, le dijo: "por un lado, los curas merecemos un escrutinio más intenso porque la gente confía más en nosotros, ya que osamos afirmar que representamos a Dios, así que si uno de nosotros hace esas cosas, aunque sólo una diminuta minoría lo haya hecho, es más desagradable. Segundo, me temo que hay muchos por ahí que no aman a la Iglesia y hacen lo que pueden por dañarnos. Este es un tema con el que adoran azotarnos sin descanso. Y tercero, y odio decirlo, se puede sacar mucho dinero denunciando a la Iglesia Católica, mientras que apenas vale la pena denunciar a alguno de los grupos que comenté antes".

Ya en la calle fuera de la terminal, este hombre si le quiso tender entonces la mano. "Gracias, encantado de haberle conocido, dijo. Y añadió que "pienso en los grandes sacerdotes que conocí de niño. Y ahora, que trabajo en IT en la Regis University, conozco algunos jesuitas devotos. No deberíamos juzgarles a todos ustedes por los horribles pecados de unos pocos".

La anécdota del obispo en Nueva York

La agresividad de la prensa neoyorquina queda de manifiesto en una de las anécdotas más utilizadas en las facultades de Periodismo para hablar de la manipulación de los medios. Cuenta esta historia que en el obispo de Canterbury visitó Nueva York. Ya le habían advertido que tuviera cuidado con las preguntas de la prensa de EEUU y que la mejor manera de salir airoso era responder con otra pregunta.

Para no defraudar, uno de los periodistas le preguntó: "señor obispo, ¿qué opina usted de que haya tantos prostíbulos en Manhattan? Haciendo caso a los consejos, éste contestó: "¡Ah, pero...¿hay muchas cosas de ésas en Manhattan?". Dicho y hecho, al día siguiente la prensa abría con este titular: "Obispo de Canterbury: ‘¿Hay muchas casas de prostitutas en Manhattan?".

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

Lo mas leido...