A+ R A-

La ideología del genero: una bomba cultural de alto grado destructivo. Del discurso del Papa a la Curia Romana el 21 de diciembre dl 2012.

Correo electrónico Imprimir PDF
Benedicto XVI nos ha acostumbrado a discursos de gran nivel en ocasión de su encuentro con la curia romana para el intercambio de felicitaciones natalicias. Este año lo ha vuelto hacer. El pasado 21 de diciembre ha tocado dos temas de mucha importancia: la familia y el dialogo entre las religiones. En esta página nos ocuparemos del primer argumento.  Quizás los católicos que tienen competencia en el campo en la política hayan leído el discurso del Papa. Sería un placer de que leyesen este discurso, especialmente la frase que hemos señalado entre comillas, sobretodo en este periodo pre-electoral en el cuál las fuerzas políticas evitan afrontar estos temas.

 

La familia, ha dicho, tiene una importancia fundamental en la trasmisión de la fé.  Si la familia pierde su valor tambien peligra la trasmisión de la fé. Si las personas no desean empeñarse más en nua relacion con la vida, desaparecerán esperiencias importantes de la persona humana y cristiana: “ ser padre, madre, hijo”. Desaparece la apertura y la dedicación, la superación del egoísmo, que se encuentra en la base de la familia y la sociedad. La cultura occidental esta minando la familia en sus mismas bases. La familia no es solamente  un forma social sino una institución social fundamental para que el hombre no quede encerrado en sí mismo, sino que pueda abrirse a la decsición de entrar en el matrimonio y en la familia supere verdaderamente el propio “yo” en un “nosotros”.  Sin esta superación, en la familia no existe una verdadera sociedad.

Por esta razón el Papa ha condenado sin reservas y con palabras muy precisas y duras la llamada “ideología del genero ” (ideología del gender), que abarca una dramática revolución antropológica; es decir: una mutación esencial en el modo de ver el hombre.  Benedicto XVI explica que para este ideología el sexo no es un dato original de  la naturaleza a la que el hombre tiene que dar un sentido, sino que viene vista como una creación y una libre elección del hombre.  De esta manera, el hombre ya no tiene una naturaleza, ya no es algo y alguien, sino que el mismo decide lo que será, se vuelve creador de sí mismo. Rechanzando la propia naturaleza es evidente que el pecado de soberbia del hombre, que, como en el paraíso terrestre, cede a la insinuacion de la serpiente: “Sereis como dioses”.

 

La negación de la naturaleza humana se contrapone a la raíz del mensaje bíblico, los resultados de la busqueda de la razón, la experiencia de la verdadera familia, que no es un acercarse de individuos abstractos y privados de una identidad sexual, hace de la ideología del genero el peligro actual mas grande cultural para la sobrevivencia del hombre. Es una bomda cultural de alto grado destructivo.

 

A quién se puede preguntar si la ideología del genero tiene en su mira la destrucción del hombre o si su objetivo es destruir a Dios. Negando una naturaleza humana diferenciada en dos indentidades sexuales de hombre  y de mujer, la ideología del genero destruye la racionalidad original del hombre, la complementariedad entre en hombre y mujer, transforma el sexo en una técnica entre individuos asexsuales sin una finalidad unitiva ni tampoco procreativa, hace imposible el nacimiento de la sociedad fundada en una complementariedad original y abierta. Se puede decir portanto que esta destruye el hombre. De esta manera termina toda relacion al Creador porque si el mismo hombre decide que el es el Creados entonces se vuelve superfical. En la lucha contra la idelogía del genero está en juego el hombre pero también esta en juego el mismo Dios y citando el Papa: “ Quién defiende Dios defiende el hombre”.

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

Lo mas leido...